La base del Shiatsu es el movimiento, el mismo que nos empuja desde la concepción al nacimiento y nos guía toda la vida.